Tomas Cipriano de Mosquera - Biografía


Tomas Cipriano de Mosquera nace el 26 de septiembre de 1798 en Popayán, Colombia. Hijo de José María Mosquera y Figueroa, y de María Manuela Arboleda y Arrechea, terratenientes españoles acaudalados radicados en Cauca, siendo Tomas el sexto de diez hijos entre los que se distinguen en la vida pública su hermano Joaquín Mosquera como presidente de Nueva Granada y Manuel José Mosquera, arzobispo de Bogotá. Se identificó con el proyecto del Libertador, cosa que le serviría mucho en los inicios de su carrera militar y política. En 1814, cuando cumplió 15 años, se alistó como Cadete en las tropas de Antonio Nariño y participo en la Batalla de Calibío. Al año siguiente en abril, ascendería a Subteniente y en junio de 1816, a Teniente. Fue asignado para ayudar en la preparación del batallón Bravos del Socorro, cayendo prisionero en la Cuchilla del Tambo en Cauca ese mismo año, pero en 1817, escaparía con su hermano Joaquín a Jamaica, estando de regreso para 1818. En 1820 fue capitán de la primera compañía del batallón de reserva en Popayán. Logró ascender a Teniente Coronel en 1822 y participar como ayudante de campo de Simón Bolívar. El mismo año que participó en la Batalla de Bomboná se caso con Mariana Arboleda y Arroyo.

Cuando participó en la defensa de Barbacoas en 1824, contra el indígena realista Agustín Agualongo, recibió un disparo en la mandíbula que lo dejó gravemente herido y que entre otras cosas, le valió el apodo de “Mascachochas”. Su valentía en esta batalla fue recompensada al ser ascendido a Coronel y nombrado Gobernador de Buenaventura. El 7 de marzo de 1826 pasó a hacerse cargo de la intendencia de Guayaquil. Al año siguiente volvió para ser Gobernador del Cauca y allí debió enfrentarse a los Generales José María Obando y José Hilario López, quienes le derrotaron en La Ladera cuando estos se rebelaron contra Bolívar. En 1928 con la Convención de Ocaña y la disolución de la Gran Colombia, el territorio nacional se vio expuesto a dos corrientes ideológicas. Los seguidores de Bolívar, de corte centralista e impositivo, y los seguidores de Santander, con una visión más civilista y federalista. De ambas corrientes nacieron los partidos tradicionales, el Conservador y el Liberal, respectivamente. En 1829 Mosquera ascendió a General y fue nombrado ministro plenipotenciario del Perú. Una vez murió Bolívar, viajo a Estados Unidos y a Europa, regresando en 1832 durante el gobierno de Francisco de Paula Santander, a quien se opuso con firmeza. Durante el gobierno de José Ignacio de Márquez fue nombrado ministro de guerra y enfrentó al general Obando, derrotándolo. Habiendo rechazado la vicepresidencia de la república, viajó a varios países de Sudamérica para llevar a cabo gestiones diplomáticas y volvió al país para recibir la presidencia. Al posesionarse el primero de abril de 1945, nombró a Florentino Gonzales como ministro de Hacienda para modernizar la economía. Entre sus reformas hubo una regularización sobre la navegación del rio magdalena y prestó mucha atención a los problemas económicos que enfrentaba Panamá y el resto del país. Logró incrementar de manera considerable el comercio con Inglaterra y Estados Unidos, aumentando la producción y las exportaciones de tabaco, algodón, cuero y oro. Terminando su primer mandato comenzó la construcción del ferrocarril de Panamá y organizo el sistema monetario de la nación. La mayoría de sus reformas permitieron que indígenas, campesinos y esclavos, recibieran un salario. Tomaría un receso de la vida política y militar al finalizar su primer mandato para dedicarse al comercio, pero cuando José María Melo derrocó a José María Obando el 17 de abril de 1854 (hecho que dio inicio a una nueva guerra civil), Mosquera tomaría el control del ejército del norte, proveniente de Barranquilla y José Hilario López haría la propio con el ejército del sur, proveniente de Cauca, para luchar contra Melo, siendo Pedro Alcántara Herrán General en Jefe de ambos. Los ejércitos se encontraron en la sabana de Bogotá y atacaron por tres frentes a unos 7.000 hombres apostados en la capital defendiendo a Melo.

Habiendo derrotado y apresado a Melo, Mosquera regresó al congreso y firmó la carta con la que se crearía el estado de Panamá. Volvió a ser candidato para la presidencia pero derrotado por Mariano Ospina Rodríguez en 1857. Ospina nombró a Mosquera Gobernador del Cauca, desde el cual Mosquera se declaró en rebeldía e hizo inconstitucionales los decretos firmados por Ospina en 1860. Se alió con su otrora enemigo José María Obando para tomar el poder y logró derrotar a Ospina, entrando triunfante a Bogotá el 18 de julio de 1861. La victoria le permitió el cargo de presidente provisional de Nueva Granada. Su segundo periodo se caracterizo por la creación del Estado de Tolima y una gran persecución contra la iglesia católica. Acabó con la compañía de Jesús, confiscando sus bienes y dándoles un periodo de gracia para que abandonasen el país. Todos los conventos, casas religiosas y monasterios fueron cerrados en el territorio nacional. Muchas de sus medidas dieron como resultado el inicio de una guerra civil desde mediados de 1861 hasta los primeros meses de 1863. A su final convocó la Convención de Rionegro, de la cual la mayoría de sus delegados eran seguidores de Mosquera. Esta convención cambiaria el nombre de la nación a “Estados Unidos de Colombia” por medio de la promulgación de la Constitución de Rionegro entre el 3 de febrero y el 8 de mayo de 1863 (hasta ese entonces se llamaba Confederación Granadina) y le otorgaría a Mosquera un nuevo periodo de gobierno, que duraría desde mayo de 1863 hasta abril de 1864 (como continuación del anterior).

A finales de 1863, tropas provenientes de Ecuador invadieron el sur del país. Mosquera dejo la presidencia y se hizo cargo de las tropas colombianas, derrotando a los ecuatorianos el 6 de diciembre de 1863. Esta heroica defensa fue motivo para ser nombrado Gran General, siendo el único colombiano en obtener tal titulo en la historia de la nación. Al finalizar este mandato, entregó la presidencia a Manuel Murillo Toro. Saliendo ileso de un atentado en su contra, fue nombrado ministro en Francia, Inglaterra, Holanda, Rusia e Italia. En 1866 volvería para encargarse nuevamente de la jefatura del estado, que desde sus inicios tuvo problemas al verse enfrentados él y el Congreso, terminando en el cierre del parlamento mediante un decreto ejecutivo en abril de 1867. El 23 de mayo del mismo año fue capturado por un grupo de conspiradores que dieron la presidencia al General Santos Acosta Castillo. Al poco tiempo fue juzgado por el Congreso por traición a la patria y fallas en la administración. Al ser condenado al destierro por tres años, viajó a Perú.

Tomas Cipriano de Mosquera regresaría a Popayán en 1871, donde se casaría con María Ignacia Arboleda, sobrina suya mucho menor que él. Ejerció como gobernador hasta 1873 y senador del Cauca desde 1876 y después como alcalde de Coconuco, una pequeña población cercana a su lugar de residencia. Mosquera murió el 7 de octubre de 1878 en su hacienda.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario