Alberto Lleras Camargo - Biografía


Alberto Lleras Camargo nace el 3 de julio de 1906 en Bogotá, Colombia. Hijo de Felipe Lleras y de Sofía Camargo, creció en una hacienda administrada por su padre, donde recibió educación en historia, matemáticas y letras de parte de una maestra privada. Al morir su padre en 1915, fue su tío el encargado de su educación. Este lo envió al Colegio Militar Antonio Ricaurte de Bogotá. Autodidacta por naturaleza, para 1919 ya hablaba inglés y francés. Posteriormente estudió sin llegar a graduarse en el Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario y en el Externado de Ciencias Políticas. Sin embargo logró obtener varios doctorados Honoris Causa de varias universidades de Colombia y Estados Unidos durante gran parte de su vida. Se dedicó al periodismo escribiendo artículos para algunos periódicos como El Tiempo, El Espectador y La República. Viajó a Argentina en 1926, donde escribió artículos para La Nación en Buenos Aires. En 1929 viajaría a España para cubrir una exposición industrial para el periódico El Mundo y regresaría a Bogotá como jefe de redacción de El Tiempo. En 1930 fue secretario general del partido liberal. Se casó con Berta Puga en 1931, con quien tuvo tres hijas y un hijo. Entre ese año y 1933 fue representante a la cámara y secretario general del partido liberal. En 1934 fue secretario general de la presidencia de Enrique Olaya Herrera junto a Alfonso López Pumarejo. En 1935 fue ministro de gobierno y dos años después viajó a Buenos aires para asistir a la Conferencia Americana de Paz como delegado. En 1938 volvió como ministro de educación y luego como ministro de gobierno. Poco antes de la reelección de López Pumarejo, Lleras fundó el periódico El Liberal, desde donde criticó la gestión de Eduardo Santos por descontinuar las políticas de la primera administración de López. Con este apoyó además la candidatura del mismo López Pumarejo. Al haber ganado este la presidencia, Lleras fue senador de la república y continúo como director de El Liberal hasta 1942. Fue nombrado embajador en Estados Unidos, y entre 1943 y 1944 fue ministro de gobierno. Durante los primeros meses del año siguiente ejerció como ministro de Relaciones Exteriores.

Cuando López Pumarejo renunció en 1945, el congreso designó a Lleras para terminar su periodo de gobierno. Su obra más relevante en esta etapa fue la creación de la Flota Grancolombiana, una asociación de barcos mercantes propiedad de tres países: Colombia, Ecuador y Venezuela. Con un partido liberal dividido entre quienes apoyaban a Jorge Eliecer Gaitán por un lado y a Gabriel Turbay por el otro, Lleras decidió ser neutral. Esta división permitió que los conservadores recuperaran el poder mientras elevó la imagen de Lleras como intercesor de los liberales ante los conservadores, pues fue muy respetado por ambos partidos. Al finalizar su administración en 1946, y habiendo entregado la presidencia a Mariano Ospina Pérez, Lleras se dedico al periodismo fundando la revista Semana. Ejerció como presidente de la Unión Panamericana y fue elegido primer secretario general de la Organización de Estados Americanos entre 1948 y 1954, años de una intensa violencia partidista en Colombia debido a la muerte del caudillo Jorge Eliecer Gaitán el 9 de abril de 1948. Lleras fue rector de la Universidad de los Andes y delegado internacional para derechos humanos de la ONU en Hungría. Un año después de la toma del poder por parte del general Gustavo Rojas Pinilla en 1953, Lleras volvió a Colombia y dedicó gran parte de su tiempo a lograr la salida de este del poder después de que clausurara la prensa del país. Los temores de una dictadura prolongada que no tenía carácter ni liberal ni conservador produjeron una tregua entre los partidos tradicionales. Entre marzo y julio de 1956, Alberto Lleras en representación del partido liberal y Laureano Gómez en representación del conservador, firmaron tres pactos: El pacto de Benidorm del 24 de julio de 1956, en el cual se reconoció la culpa por los crímenes cometidos por ambos partidos, el Pacto de Marzo del 20 marzo de 1957, en el que se oponían a la reelección de Rojas Pinilla y el Pacto de Sitges del 20 de julio de 1957, donde se exponían las tesis del Frente Nacional, que consistía en un periodo de 16 años donde conservadores y liberales se alternaban la presidencia de la república, además de repartir equitativamente las curules del congreso y de ocupar cargos equivalentes en la justicia.

Si bien el Frente Nacional puso fin a la dolorosa y violenta confrontación histórica entre liberales y conservadores, sería el elemento más significativo del conflicto armado que ocuparía el último tercio del siglo XX y parte del siglo XXI, entre las guerrillas y el estado (con adición de mas actores armados durante la historia del conflicto como las organizaciones paramilitares y las mafias del narcotráfico), aun mas que la misma muerte de Gaitán, quien estaba llamado a ser el pacificador de Colombia, pues si bien la lucha armada campesina no era nueva, esta se vio como la única forma de alcanzar un poder que a partir del Frente Nacional estaría en manos de los mismos. En 1957, el general Rojas dejaría el poder a cargo de una Junta Militar de Gobierno, con el general Gabriel Paris a la cabeza para terminar el periodo que le correspondía hasta 1958. Alberto Lleras fue elegido como primer presidente del Frente Nacional. Durante este periodo continuó con las obras empezadas durante el gobierno de Rojas y la junta militar, como el ferrocarril del Atlántico, El aeropuerto El Dorado en Bogotá y la hidroeléctrica de Chicoral en Tolima. En el ámbito político enfrentó varios movimientos como el MRL (Movimiento Revolucionario Liberal) bajo el mando del hijo de López Pumarejo y futuro presidente de Colombia, Alfonso López Michelsen y de la facción ospinista del partido conservador. Por su parte, adelantó un ambicioso programa de vivienda de interés social con ayuda de Estados Unidos y a la Alianza para el Progreso, dando como resultado el barrio Kennedy de Bogotá, inaugurado por el mismo John F. Kennedy en su visita a Colombia en 1961. También logró firmar la paz con algunos de los guerrilleros pero no logró un consenso para insertarlos en la vida civil. En el plano internacional, rompió relaciones con Cuba, Gobernada por Fidel Castro e ingresó a la Asociación Latinoamericana de Libre Comercio (ALALC). Al entregar el Poder a Guillermo León Valencia en 1962, fue director del partido liberal y ejerció el periodismo. Sus últimos años vivió en Chía, cerca de Bogotá, y a menudo era consultado en materia política y diplomática. Lleras desarrolló una gran capacidad de identificar futuros presidentes de la república y fue muy influyente sobre todos los gobiernos siguientes al suyo hasta su muerte, fuesen conservadores o liberales. Alberto Leras Camargo muere el 4 de enero de 1990 en Bogotá.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario