Darío Echandía - Biografía


Darío Echandía Olaya nace el 13 de octubre de 1897 en Chaparral, Tolima, Colombia. Fue educado en Chaparral hasta que sus padres se trasladaron a Bogotá. Allí se graduó como abogado del Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario en 1917. En su juventud también aprendió latín y griego. Un año después de graduarse fue diputado de la Asamblea Departamental del Tolima. Posteriormente, hasta 1927, fue Juez Civil del Circuito de Ambalema (Tolima). Viajó a Ibagué como magistrado del tribunal superior y luego fue gerente del Banco Agrícola Hipotecario en Armenia. En 1930, al haber ganado el partido liberal las elecciones, Echandía empezó a formar parte de la Dirección Nacional Liberal. En 1931 ejerció como senador. Fue suplente en el senado de Alfonso López Pumarejo en 1933 y en 1934 apoyó desde la Dirección Nacional Liberal la candidatura de López Pumarejo. Cuando López Pumarejo fue elegido presidente de la república al año siguiente, nombró a Echandía ministro de gobierno y luego ministro de educación. En 1938, el candidato Enrique Olaya Herrera se encontraba en Roma como embajador. Olaya murió en esta ciudad, quedando como candidatos liberales Darío Echandía y Eduardo Santos. Santos sería elegido presidente y Echandía ocupó el puesto de Olaya como embajador en el Vaticano. En 1942 volvería a Colombia, nuevamente como ministro de gobierno del presidente reelecto Alfonso López Pumarejo. En 1943 fue designado para reemplazar al presidente, quien viajó a Nueva York para cuidar a su esposa enferma. En julio de 1944, pocos meses después de haber regresado López Pumarejo, este fue capturado en Pasto por militares que planearon un golpe de estado. Echandía entonces se hizo cargo del gobierno desde Bogotá y enfrentó la situación, solucionando el problema. En 1946 Echandía se encontraba entre los posibles candidatos a la presidencia igual que Jorge Eliecer Gaitán y Gabriel Turbay, pero decidió retirarse y viajar a Londres como embajador ya que no pretendía dividir al partido liberal más de lo que estaba. Sin embargo, quien resultó electo fue el conservador Mariano Ospina Pérez. Después del asesinato de Gaitán en abril de 1949, el gobierno empezó medidas represivas por los continuos desordenes en el país. Echandía, nuevamente candidato, se retira por falta de garantías y a causa de un atentado contra su vida el 25 de noviembre de 1949 donde murió su hermano Vicente y tres personas más. Sin candidato liberal como contrapeso, resultó electo el conservador Laureano Gómez.

El golpe de estado de
Gustavo Rojas Pinilla el 13 de junio de 1953 fue calificado por Echandía como un Golpe de Opinión, pues gran parte del liberalismo, el sector ospinista de los conservadores y la opinión pública en general lo apoyaron con grandes esperanzas de que este fuese un gobierno de unidad nacional, tan necesario para el país entonces. Las palabras de Echandía no caerían en el olvido porque si bien Rojas terminó agobiado y renunciando en 1957 por la presión política y civil, fue el precursor (sin saberlo) del fin de la violencia partidista en Colombia. El miedo a una dictadura prolongada (ni liberal ni conservadora) produjo la unión entre los partidos tradicionales. Resultado de la alianza, el Frente Nacional, seria paradójicamente uno de los aspectos más decisivos en la conformación del conflicto armado del último tercio del siglo XX y parte del siglo XXI, entre las guerrillas marxistas y el estado, con adición de otros actores a través del tiempo.

En 1954 Echandía fue presidente de la suprema corte de justicia, puesto otorgado por el mismo Rojas Pinilla. El progresivo carácter dictatorial del gobierno de Rojas, hizo que Echandía estuviese entre sus detractores en 1957. Años después, Echandía reemplazó por cortos periodos a los presidentes
Alberto Lleras Camargo y Carlos Lleras Restrepo en 1960 y 1967 respectivamente. Este último año fue ministro de justicia y sus últimos años los dedicó a la crítica del propio partido liberal. Por otra parte, estuvo casado con Emilia Arciniegas. Darío Echandía muere el 7 de mayo de 1989 en Ibagué.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario